miércoles, 28 de septiembre de 2005

Peculiaridades

(I)
"I have kids. Please help me."
Así rezaba el cartón apoyado contra la cadera de la mujer mendicante.
Por extraño que parezca, la mujer estaba sentada a la entrada de la catedral metropolitana, actuando su papel de atracción turística for export.
Por supuesto, similares explicaciones en argento ornaban parecidos cartones situados al lado del primero.

(II)
Viajando hacia J.M.Moreno en un subte de la línea E, de pronto el tipo vio una formación que circulaba por la otra vía.
Contra toda lógica, iba en la misma dirección que la formación en que viajaba el tipo, aunque a velocidad menor. Peor aún, cuando la formación en que viajaba el tipo arrancó de la estación en la que se detuvo luego de adelantarla, la otra, por la otra vía, llegó y se detuvo lo más pancha junto al andén contrario.
Así perdió el tipo una de las certezas que constituyen la seguridad cotidiana de circunstancias que, de otra forma, serían imposibles de afrontar: que los subtes no circulan de contramano.

viernes, 16 de septiembre de 2005

Etiamsi omnes, ego non (III)

Yo no se si usted
lloró de impotencia
alguna vez,
si odió su ser
alguna vez
por prohibirle la sonrisa.
Yo no se si usted
odió queriendo
alguna vez, si
quiso y fue ciego, si
le atrajeron los diez pisos
que nos separan desde el suelo
o tuvo miedo.
Yo no se si
escuchó a moris o
vio belleza o dio tristeza
alguna vez.
Yo no se si
alguna vez
a sus amigos los necesitó,
pero no le alcanzó;
si soñó alguna vez, si
escuchó "Basta" alguna vez, si
se tragó una pared y
después, nada.
Yo no se si
sus problemas se olvidaron o
se acostumbraron,
si vio pureza entre su
cuerpo y el de ella
alguna vez si se durmió
abranzando a alguien
sin quererse despertar,
si comprendió que "dos"
es muy difícil de lograr,
si buscó sin encontrar,
si vio el mar alguna vez
si apretó una mano y
se quedó callado, si
encontró una mirada
alguna vez, si
estuvo en paz y con felicidad,
si en la fuerza de un
abrazo quiso demostrar
lo que sentía y
apretujó un cuerpo frágil.
Yo no se si
no encontró sentido
alguna vez
si se sintió solo y
se cansó de preguntar:
¿POR QUÉ?


Así después
14-12-1974

Porque no hay dos sin tres...

martes, 6 de septiembre de 2005

Katrina

Para quienes se dedican a autoflagelarse con monsergas del tipo "cómo somos los argentinos, eh...": No me jodan más con "la gran democracia del norte", o la supuesta superioridad civilizada de los norteamericanos. Cuando empezaron a verse las primeras imágenes dantescas, un cumpa de laburo incluso me dijo "mirá, y eso les pasó a ellos. Imaginate lo que hubiera sido acá...". Yo me quedé mirándolo sorprendido y le dije que en Santa Fe, sin ir más lejos, no pasó ni una fracción del desastre social y humano que se vio en Nueva Orleans. Como dice Atilio Borón en esta nota de P/12 de hoy:
"En muchos países del mundo desarrollado han ocurrido catástrofes similares a la del Katrina, como en Japón, con el terremoto de Kobe, y lo que invariablemente ha ocurrido fue un florecimiento de la solidaridad social. En los Estados Unidos, en cambio, la profunda patología social de ese país produjo el efecto contrario: un feroz “sálvese quien pueda” que generó saqueos en gran escala, violencia indiscriminada y bandas armadas sueltas por las calles aterrorizando a sobrevivientes y a las patrullas de rescate. Tales aberraciones nos hablan de una sociedad alienada y profundamente escindida, que si no se desintegra en una horrorosa pesadilla hobbesiana de guerra de todos contratodos es merced a su formidable aparato represivo: esos millones de policías, guardias privados y destacamentos armados de todo tipo, más un sistema carcelario que, medido en términos per cápita, no tiene parangón en el mundo. Una sociedad que, en realidad, no es tal a causa de su exacerbado individualismo y total falta de solidaridad". (...) "Los bien pagados impostores que siguen proponiéndonos a los Estados Unidos como un ejemplo, y que apenas ayer cantaban loas a Pinochet y Videla, quedaron también ellos al desnudo, como los sufridos habitantes de Nueva Orleans. Pero a diferencia de éstos, que gritan su rabia, aquéllos permanecen en un vergonzoso silencio."

Ya no hay que imaginarse lo que podría haber sido de este país sin las creaciones populares que significaron los piqueteros, las asambleas, los comedores, los emprendimientos, la Red Solidaria y las miles y miles de iniciativas solidarias de nuestro pueblo. Quedó a la vista en Nueva Orleans...