miércoles, 29 de junio de 2005

¿Y vos qué sos?


Le dijeron al tipo que entrara en ésta paginola y pusiera su DNI.
Resulta que ahí aparece la filiación política si alguna vez el dueño del DNI se afilió a un partido...
En una época, ahí se leía un cartelito que decía si estabas afiliado (en rojo) o no (en verde) a algún partido. Se supone que es para garantizar que si el tipo quiere votar en las internas abiertas de un partido, éste pueda confirmar que el tipo no es uno de la contra que viene a ensuciar el comicio. Debe ser así, nomás, pero el tipo, que viene desde la noche de los tiempos, no pudo evitar que se le ericen los pelitos de la nuca. En particular, después de que ingresando aleatoriamente datos, embocó los dos que se muestran...

domingo, 26 de junio de 2005

Crónica de un encuentro fallido

"Yo nací en una ciudad de dos millones de habitantes", contaba el hermano del tipo que le dijo a una mina allá en un pueblito de Eslovaquia. La mina, con cara de asombro, le dijo "¡pero eso es la mitad de todo este país!". Antes, la mina le había explicado que para los estándares eslovacos, el pueblito, de dieciocho o veinte mil habitantes, era mediano. El hermano había ido a ver el pueblito donde nació su abuelo.
De esto se acordó el tipo mientras paseaba por el lugar. Había llegado una media hora antes de lo indicado, pensando en que habría tiempo para mate y esas minucias esenciales de las relaciones gratas.
Encontró el sitio indicado con facilidad. Lo primero que lo sorprendió fue un cartel rojo: "Libertad a los presos políticos" y la firma de la asamblea del lugar.
Como la hora indicada se acercaba sin visos de que empezara el espectáculo prometido, el tipo se fue a dar un corto paseo.
La plazoleta estaba toda cruzada de carteles que reclamaban por trabajo, contra los desalojos, etc. etc. y rodeada por una miríada de puestos de artesanos, exposiciones de pintores (y grabadores y serigrafistas) que enganchan sus obras en las rejas que circundan los juegos infantiles y rodeados a su vez por bares variopintos: el barcito rasca con mesas plásticas, el bar tradicional -cerrado- con mesas de madera, el boliche modernoso ocupando acera y calzada y monopolizando la mayoría del público.
El Secretario del Congreso de Tucumán había sido reemplazado por el escritor ciego de lenguaje insuperable. Convivían democráticamente con la plaza contestataria: un café con merchandising oficial de Ferrari, un local de Stone, un Hogar (¿de jóvenes? ¿de ancianos? ¿de señoritas?) cuyo nombre se le escapa, una sucursal de Prometeo Libros y todo local de pilchas imaginable, incluyendo a Elsa Serrano. Todo con notable despliegue de diseño y decoración.
Entre grupitos de jóvenes tomando mate, artesanos desarrapados y conjuntos de músicos alternativos circulaban niñas palermitanas un tanto producidas y atentas a los especímenes a la vista, en una reedición posmoderna de la vuelta al perro.
El tipo no tiene la cifra, pero apostaría que sólo en unas cuantas manzanas a la redonda, hay tantos habitantes como en todo ese pueblito eslovaco.
Juntos, pero no revueltos.

viernes, 24 de junio de 2005

Casualidades

Al tipo le habían pasado la url de Sandra Russo, cuyas notas en P/12 lee sistemáticamente. Así que se dedicó a curiosear aquí y allá por el sitio, leyó un par de textitos que le gustaron y de pronto encontró una foto.
Llamó a su jermu y le dijo: "mirá, por fin le podemos poner cara a Sandra" (porque en la casa del tipo, Sandra Russo es "Sandra", como si fuera una habitué).
La jermu vino, miró, calcularon más o menos la edad, dijeron "linda mina" y la jermu, mirando más detenidamente, dice "che, qué parecida esa escalera a la que hay en la casa de mi sicóloga".

Anoche la jermu volvió y contó que fue a lo de la sicóloga y que le había comentado el asunto.
"Sí, vive acá, en el departamento del fondo".

Ahora, pensando en la cadena de casualidades que llevaron a descubrir el hecho, uno se pregunta nuevamente: ¿a todo el mundo le pasan estas cosas todo el tiempo...?

domingo, 19 de junio de 2005

Acerca del Vivir

I
El vivir no admite bromas.
Has de vivir con toda seriedad,
como una ardilla, por ejemplo;
es decir, sin esperar nada fuera y más allá del vivir;
es decir, toda tu tarea se resume en una palabra:
VIVIR.

Has de tomar en serio el vivir.
Es decir, hasta tal punto y de tal manera
que aun teniendo los brazos atados a la espalda,
y la espalda pegada al paredón,
o bien llevando grandes gafas
y luciendo bata blanca en un laboratorio,
has de saber morir por los hombres.

Y además por hombres que quizás nunca viste,
y además sin que nadie te obligue a hacerlo,
y además sabiendo que la cosa más real y bella es
VIVIR.

Es decir:
has de tomar tan en serio el vivir
que a los setenta años, por ejemplo,
si fuera necesario plantarías olivos
sin pensar que algún día serían para tus hijos;
debes hacerlo, amigo, debes hacerlo,
no porque, aunque la temas, no creas en la muerte,
sino porque vivir es tu tarea.

II
Sucede, por ejemplo,
que estamos muy enfermos;
que hemos de soportar una difícil operación;
que cabe la posibilidad
de que no volvamos a levantarnos de la blanca mesa.
Aunque sea imposible no sentir
la tristeza de partir antes de tiempo,
seguiremos riendo con el último chiste,
mirando por la ventana para ver
si el tiempo sigue lluvioso,
esperando con impaciencia
las últimas noticias de prensa.

Sucede, por ejemplo, que estamos en el frente,
por algo, por ejemplo, que vale la pena que se luche.
Nada más comenzar el ataque, al primer movimiento,
Puede caerse cara a tierra, y morir.
Todo esto hemos de aceptarlo con singular valor,
y a pesar de todo, preocuparnos apasionadamente
por esa guerra que puede durar años y años.

Sucede
que estamos en la cárcel.
Sucede
que nos acercamos
a los cincuenta años,
y que falten dieciocho más
para ver abrirse las puertas de hierro.
Sin embargo, hemos de seguir viviendo con los de fuera,
con los hombres, los animales, los conflictos y los vientos,
es decir, con todo el mundo exterior que se halla
tras el muro de nuestros sufrimientos;
es decir: estemos donde estemos
hemos de vivir
como si nunca hubiésemos de morir.

III
Se enfriará este mundo,
una estrella entre las estrellas;
por otra parte una de las más pequeñas del universo,
es decir, una gota brillante en el terciopelo azul,
es decir, este inmenso mundo nuestro.

Se enfriará este mundo un día,
algún día se deslizará
en la ciega tiniebla del infinito
-no como una bola de nieve,
no como una nube muerta-,
como una nuez vacía.
Desde ahora mismo se ha de sufrir por todo esto,
ha de sentirse su tristeza desde ahora,
tanto ha de amarse el mundo en todo instante,
se le ha de amar tan conscientemente
que se pueda decir: "HE VIVIDO".
Nazim Hikmet

viernes, 17 de junio de 2005

Chicos en marcha

Con ustedes, la señora Sandra Russo, quien dice, entre otras cosas:

"La vida es un accidente extraordinario. Cada niño que nace es el resultado de una cadena de buenos resultados. Miles de antepasados que lograron llegar a la etapa reproductiva, miles de circunstancias que remaron a favor de la continuidad de un árbol genealógico. Esta última figura, árbol genealógico, remite sin embargo solamente a cierta clase de personas. ¿A quién se le ocurriría bucear en el árbol genealógico de un desarrapado? ¿Podemos imaginarnos a alguien interesado en revolver el barro de su pasado? ¿No hay acaso, en la figura del árbol genealógico, una capa de barniz con la que se recubre el hecho no declamado, pero sí admitido, de que no todas las personas son igualmente personas? "
(...)
"Se dicen cosas que no se corresponden con lo que se hace. Los niños nos importan, los niños son el mañana, los niños son la esperanza, en fin, proclamas vacías de sentido en un mundo que ha naturalizado otro tipo de razas que las que el discurso políticamente correcto defiende: los pobres no buscan su árbol genealógico porque parecen no tenerlo, porque parecen no tener pasado ni futuro, porque han nacido pobres y así permanecerán si sobreviven. Cada tanto, alguna historia de Selecciones o de Hollywood nos relata el caso extraordinario de un pobre que tuvo una vida."

jueves, 16 de junio de 2005

Hagan sus apuestas...

En una época, si el pozo superaba los, digamos, cinco o seis palos, el tipo se tentaba y, como el que no quiere la cosa, cada semana entraba a una agencia y se jugaba uno, tal vez dos cartoncitos del Loto. Nunca embocó nada. Y la verdad es que nunca cifró mayores expectativas en que tal cosa ocurriera. Era algo así como un resabio de compulsión por el juego, que le venía de su abuelo -jugador compulsivo- y de su padre -jugador social, si es que puede copiarse la adjetivación del ámbito de la bebida-. Como que era tentador, ese pozo inmenso ahí.
Hay jugadores que viven pendientes del tema. Para ellos hay una trampa adicional, puesta ahí desde tiempos inmemoriales: esos premios que superan, apenas, el valor de lo apostado, como diciendo "y dale, si ya la habías perdido, ahora para qué vas a abandonar... probá de nuevo".
A veces existen relaciones así entre las personas. Una de ellas se tienta con la otra (o se tientan mutuamente, vaya a saber uno...). A veces, una de ellas pasa por estados en los que -como el jugador- cree tener asegurado el premio mayor, poco a poco desciende de su euforia y, al final, como con desgano, sigue apostando, cada vez más chiquito, cada vez más espaciado. Nunca emboca nada. Y cuando ya parece que es hora de abandonar el juego, la banca regala un premio chiquito que más que un premio es una promesa velada, como diciendo "y dale, si ya la habías perdido, ahora para qué vas a abandonar... probá de nuevo".

El tipo abandonó el Loto hace como cinco años...

lunes, 13 de junio de 2005

I N C R E I B L E

Sabias, que (a través del banco de datos de la OTAN) podes consultar y ver tus propios datos del pasaporte en internet?
Sin secretos, solamente con tu nombre. Todos pueden ver sus datos.

Pulsa sobre esta dirección

sábado, 11 de junio de 2005

¿Cómo no se me ocurrió...?

Si todavía no anduvieron por acá, vayan, lean, ríanse y aporten.

jueves, 9 de junio de 2005

Más divague, pero no tanto...

El tipo va en el bondi para el laburo y de pronto la pregunta se le cae encima:

¿Cómo definir el vínculo con alguien que rechazó sistemáticamente imaginarse en su futuro, se resiste a corporizarse en su presente, pero se niega a entrar en su pasado?
¡Ampliaremos!

¿Ampliaremos...?

Divaguemos

El tipo está bajo la ducha.
Piensa en un post que leyó anoche en un blog que describía cierta situación que le consume más energías que las recomendables mejor de lo que el tipo hubiera podido describirla.
Imagina el parlamento para una conversación telefónica que amenazó con sostener.
Imagina una serie de posts imitando estilos ajenos.
Le viene a la memoria que tiene que buscar el librito aquel donde está la foto para el post sobre Yugoslavia que dijo en un comentario que iba a escribir.
Imagina un comentario socarrón en lo de la Señorita M., diciendo algo así como que podría mandarle una foto para tentarla y rescatarla de su situación estrambótica, con lo que la ayudaría a empeorarla.
De pronto cae en la cuenta de que precisamente las últimas generaciones, que hacen un culto de la ingesta de colesterol frito en hidrocarburos, han reemplazado las metáforas alusivas más acordes a esa dieta ("estar frito", "saltar de la sartén al fuego") por otra mucho más "light": "estar en el horno".
Qué sería de la creatividad literaria de los que no reciben emolumento por ejercerla, si no fuera por la ducha y el colectivo.

lunes, 6 de junio de 2005

Negocios son negocios (*)

Salim dice a su hijo: - Hijo mio, quiero que te cases con una dama que ya escogí para tí.
El hijo responde: - Pero padre, yo quiero escoger a mi mujer.
Salim dice a su hijo: - Mi querido hijo, ella es hija de Bill Gates.
El hijo responde: - Bueno, en ese caso acepto.
Entonces Salim se reúne con Bill Gates...y le dice: - Bill, ya tengo al marido ideal para su hija.
Bill Gates responde: - Pero mi hija es muy joven aún para casarse.
Salim dice a Bill Gates: - Tal vez, pero este joven es el Vicepresidente del Banco Mundial.
Bill Gates responde: - En ese caso, creo que lo podemos arreglar, convenceré a mi hija para que acepte al muchacho.
Finalmente, Salim se reúne con el Presidente del Banco Mundial...
- Señor Presidente, tengo a un joven recomendado para ocupar el cargo de Vicepresidente de este banco..
Presidente: - Pero ya tengo muchos vicepresidentes, inclusive más de los que son necesarios realmente.
Salim: - Lo que pasa es que este joven es el yerno de Bill Gates.
Presidente: - En ese caso... considérelo contratado.

...ASÍ SE HACEN LOS NEGOCIOS

(*) Hemos reido, hemos shorado... hora de postear más huevadas que llegan por la internec.