miércoles, 23 de noviembre de 2005

Porque lo que es ya no era...

Uno no termina con la nariz rota por escribir mal;
al contrario, escribimos porque nos hemos roto la
nariz y no tenemos ningún lugar al que ir.
Anton Chejov

vacío
hastío
no escribir
de más
no poner
lo que sabés
no saber
lo que ponés
no decir
lo que sentís
no sentir
lo que decís
no buscar
lo que no tenés
no tener
lo que buscás
no callar
lo que querés

no seguir mintiéndote

y entonces
un nuevo momento
volver a empezar
lo que no terminaste
volver a decir
lo que debe decirse
volver a comprobar
lo olvidado,
plenamente
recuperado:
que tu nariz se cura.

No hay comentarios.: