viernes, 1 de abril de 2005

Enfoques

El tipo viajaba en el bondi hacia su casa.
Parado donde siempre (al fondo, agarrado al pasamanos vertical), de pronto ve una carpeta con una etiqueta circular pegada que dice Shorthorn.
Por insólito que pareciera, nunca había caído en la cuenta de que aquello que desde chico escuchaba a su vieja -que al referirse a ciertas damas de tamaño respetable las definía como "tamaño shorton"- o que leía cada tanto en el diario, en la página de remates vacunos, quería decir, en inglés, cuerno corto.
Ahí se acordó de aquella vez en que alguien -que le estaba contando vaya a saber qué anécdota que no recordó- le hizo una comparación que involucraba "una C como la del logo de Carrefour".
Aquella vez, el tipo al momento perdió el hilo del relato e inquirió "pará, pará, ¿cuál C...?".
Su interlocutor, incrédulo, le contestó que "¿cómo cuál C? La del logo, adentro del rombo de carrefour..."
Más perdido todavía, el tipo se preguntó de qué rombo le estaban hablando.
Recién cuando pasó por un aviso del hipermercado, con un esfuerzo de abstracción, el tipo logró ver el rombo con la C en su interior.
Y es que, para el tipo, el logo ese siempre había representado dos flechas opuestas, una roja y una azul, lo cual era algo pleno de sentido, teniendo en cuenta que en francés, carrefour significa "encrucijada".
Mucho más loco le pareció cuando, mucho tiempo después, al contarle risueño la anécdota a un compañero de laburo, analista de sistemas como él, éste lo interrumpió para preguntarle "pará, pará, ¿cuál C...?"

Pero lo más loco de todo fue cuando, años más tarde, al referirle lo antedicho a su hermano, éste le dijo "ah, claro, como las estrellitas del logo de Multicanal, que en el medio forman la M.
Y el tipo no tuvo más remedio que preguntar "pará, pará, ¿cuál M...?"

No hay comentarios.: