viernes, 12 de noviembre de 2004

Te quiero mucho, poquito, nada

El tipo había acompañado a su vieja a hacerse un estudio medio de urgencia. Electro(cardiograma) ordenado por la doctorcita de emergencias que tuvieron que llamar porque a la vieja -que vive sola- le agarró un "dolor en el pecho y en la espalda".
Cuestión que cuando llegan al lugar, la vieja finalmente pasa a que le hagan el estudio y el tipo se va al locutorio de enfrente, a avisar a su amigo del predicamento en que se encuentra.
El amigo le dice "no problem, de todas formas, un electro son quince minutos, en todo caso vení después".
El tipo cruza de vuelta, espera de pie unos diez minutos y como la vieja no reaparece, finalmente se resigna a sentarse y esperar bastantes minutos más.
A su izquierda, en ángulo de noventa grados hacia atrás, una pareja mayorcita (esas edades indefinidas, entre los 60 y los 70, digamos...).
Sale una doctora, llama, ellos se levantan y pasan. Al rato, salen ambos, ella con una carpetita con estudios en la mano.
Ella (aire entre incrédulo y resignado, con la furia contenida en la voz): "Esto me lo contagiaste vos..."
El: "..." (indescifrable).
Ella (Ya en la vereda, mientras la puerta de vidrio se cierra sola): "Andate a la mierda! Desde hoy, no dormimos más juntos..."

No hay comentarios.: